Manuel Ferrán y Bayona.

 

Manuel Ferrán Bayona (Barcelona  1830 – Barcelona, 7 de  julio de 1896) Pintor de historia y de retratos,  hijo del pintor Antonio Ferrán (1786-1857).

 Cursó sus estudios en la Academia de Bellas Artes de Barcelona, y en la Asociación de Socorro y Protección a la clase Obrera  y Jornalera donde consta impartiendo clases de Figura humana y Adorno entre 1853 y 1855.  

Expuso, al igual que su padre, en la Exposición de la Asociación de Amigos de Bellas Artes de Barcelona celebrada en 1853, y en 1854 figuraba como artista colaborador de la Sociedad Editorial Literaria-Artistica de La Alianza de Barcelona, (junto a los artistas Enrique y Pablo Ferrán).  En esta etapa de bohemia, junto al dibujante Manuel Moliné y su primo Pablo Ferrán - les llamban "Los tres mosqueteros"-  dirigieron la Guía satirica de Barcelona y  fundaron en 1855  el llamado estudio de artistas “Taller Rull” de Barcelona. Otro hecho que le otorgó gran fama fue el retrato de la célebre bailadora andaluza del Teatro Principal llamada "Nena". 

Doña Isabel Lopez de Güell.

Posteriormente se trasladó en 1860 a vivir a París donde constaba residiendo en 1861 en la rue de Faubourg Poissionere, 138,  siendo  uno de los primeros artistas catalanes, de su generación, tras Francisco Sans Cabot que residió en dicha ciudad. En Francia fue discípulo de Tomas Couture, y pintó el cuadro El carnaval en el barrio latino de París que presentó en la Exposicion NAacional de 1862.

Participó en numerosas exposiciones oficiales, obteniendo sus mayores triunfos con cuadros históricos.. En la Nacional de Bellas Artes de 1860 presentó

Tratado secreto de la expedición de catalanes y aragoneses contra los turcos

obteniendo mención honorífica, en la edición de 1862 presentó ,

El carnaval en el barrio latino de París

,

La Mendiga,  Felipe III de Francia bendice a sus hijos antes de expirar

  obteniendo una tercera medalla  y siendo adquirida por el estado.

En la exposición  de 1864  exhibió  Antonio Perez liberado de la cárcel de los Manifestados por el pueblo de Zaragoza en 1591 (Museo del Prado). Figura entonces registrado en el libro de copistas del museo del Prado el 25 de diciembre de 1864 figurando como garante el pintor  Francisco Sans.

 En la Exposición Nacional  de 1866 presento La apoteosis de Cervantes (Museo de Valencia) con consideración de segunda medalla.

En 1871 el ayuntamiento de Barcelona le encargó que realizara el retrato en homenaje al  filólogo Antonio Capmany para la Galeria de Catalanes ilustres.

También participó en las exposiciones barcelonesas de 1866  con Una niña mendiga, 1868 con Un contrato matrimonial, Ball de cocas y Un chiquillo y 1870, con Dos retratos, 1871, 1872 y 1873.

Posteriormente en 1876 presentó obras en la sala  de arte del Sr. Monter y en 1877 el cuadro Un patio de Castilla  en el centro artístico de Olot, y en 1879 colaboró en la tómbola del Ateneo Libre de Cataluña con un cuadro.

En la Exposición de Bellas Artes  de Girona de 1878  presentó La cosecha del emparrado, expuso en la de Barcelona de 1888 y en la de 1891 presentó Una guerrilla y La sacristía.

Residía entonces en la calle Puertaferrisa, 7 y 9 de la ciudad condal.

Escena de carnaval.

 Como retratista se le conocen los retratos de  Alfonso XII (1877) realizado para la Capitanía General de Valencia, el Retrato de Isabel Lopez (1878) y en  1885 realizó los retratos del Marqués de Castelltort y de la Marquesa de Castellvell (ambos en el Museo de Arte Moderno de Barcelona) y el  Retrato del arquitecto  Antonio Celles Azcona que se conserva en la acadèmia de Belles Arts de Sant Jordi.

En 1892 fue nombrado profesor honorario de dibujo del antiguo de la Escuela de Bellas Artes de Barcelona con motivo de  ausentarse el profesor Navarrete, decidiendo en consecuencia no cobrar remuneración alguna. Pero al año siguiente, el órgano directivo decidió contratar a otro profesor, lo que se consideró como un gran desagravio hacia el pintor.

El mismo año  le sucedió otro revés, cuando  junto con los pìntores Joan Llimona, Baixeras, y Lluis Graner fueron comisionados para realizar sin cobrar unos murales para el monasterio de Montserrat,  pero una vez que Manuel Ferran finalizó el cuadro, su obra fue rechazada. Sin duda alguna, Ferrán pertenecía todavía a una generación de artistas con una forma de entender la pintura anclada en el academicismo y su forma de entender la pintura chocaba con las nuevas propuestas de  la nueva promoción de artistas.

En el transcurso de sus últimos años, Manuel  Ferrán, de carácter modesto,  los vivió aislado, tanto por los desagravios sufridos como a causa de la grave enfermedad que padecía.

Falleció el 7 de julio de 1896 sumido en la pobreza.

 

El museo de Barcelona conservaba El reposo del peregrino.

 

El pintor fotografíado por Laurent.

Francesc FONTBONA y Victoria DURÁ Catàleg del Museu de la Reial Acadèmia Catalana de Belles Arts de Sant Joirdi. Barcelona 1999

PI i MARAGALL Historia de España en el siglo XIX. 1902

R. CASELLAS “Manuel Ferrán y su tiempo”. La Vanguardia, 10 y 17  de julio de 1896

Registro de copistas del Museo del Prado.

Ossorio

 

Agradecer a Javier Belmonte la cesión de la fotografía  del retrato del pintor.

 

Fernando Alcolea, agosto 2014. 

 

1908